Violencia en Morelia

Escrito por Ailyn97 24-10-2017 en Violencia. Comentarios (0)

Entorno: Mi comunidad, mi cuidad y México en general.
De las formas más brutales de violencia, resalta el homicidio como uno de los problemas graves a los que se enfrenta la sociedad mexicana. El Informe Nacional sobre Violencia y Salud del año 2007 indicaba que, durante los últimos 25 años, dos niños menores de 14 años han muerto asesinados cada día. Además, entre un 55 y un 62% de niños y niñas dicen haber sufrido alguna forma de maltrato (físico, emocional o sexual) en algún momento de su vida.<br>Los menores son un colectivo especialmente vulnerable y en el que las consecuencias de la violencia son más dramáticas, tanto si se ejerce sobre ellos como si viven en un domicilio en el que se hace uso de la violencia entre los familiares.

Causas:

▸El alcoholismo

▸La intolerancia

▸La drogadicción

▸La ignorancia

▸La falta de control


Por otro lado, los estudios indican que en algunos casos, las secuelas emocionales pueden desembocar en la reproducción en el futuro de esta forma de violencia. Si el niño crece en un ambiente en el que el uso de la violencia es la manera de resolver los conflictos es posible que aprenda esta misma pauta desarrollando un déficit en las habilidades para la resolución de problemas.

Además en estos menores aparecen alteraciones que afectan a diferentes áreas de su desarrollo:

A nivel físico: aparecen retraso en el crecimiento, problemas de sueño, trastornos de la conducta alimentaria y síntomas psicosomáticos como alergias, problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, etc.

A nivel emocional: aparecen problemas de ansiedad, depresión, baja autoestima, déficit de habilidades sociales, estrés post-traumático y aislamiento social.

A nivel cognitivo: pueden aparecer retrasos en el desarrollo verbal y del lenguaje y alteración del rendimiento escolar.

A nivel de comportamiento: conductas violentas hacia los demás, inmadurez, déficit de atención, retraimiento y conductas autodestructivas.


》Datos recientes sobre violencia arrojaban sobra la mesa datos tan alarmantes como que siete de cada diez jóvenes sufre violencia en su relación de noviazgo (un 76% de violencia psicológica, 16.5% de violencia sexual y 15% de violencia física). En cuanto a la violencia en la familia, sólo el 34%de las mayores de 15 años no atestiguaron violencia física entre sus padres. El 66% restante ha vivido al menos una de las formas de violencia.《

Actualmente se vive una situación de violencia colectiva (incluida la de las propias autoridades) que ha dejado miles de personas muertas y desaparecidas, así como graves repercusiones sicológicas y emocionales en buena parte de la sociedad, cuyos efectos han sido ocultados.

El estrés postraumático genera estados depresivos más preocupantes que la misma situación que los provocó, entre los sectores más vulnerables a este fenómeno están los jóvenes, las mujeres y los menores de edad, razón por la cual no criminalizar a las personas que incurren en actos violentos o antisociales como respuesta a las agresiones que ellas mismas han padecido en su infancia, y recalcar que esta problemática puede resolverse mediante programas de intervención son La violencia contra mujeres y niñas acarrea costos –más allá del sufrimiento no visible y del impacto en su calidad de vida y bienestar- que incluyen aquellos costos que  el sobreviviente y su familia deben asumir a nivel de salud (física o mental), trabajo y finanzas, así como el efecto que ello tiene en los niños. Se agrega a ello una selección de diez causas y factores de riesgo de discapacidad y muerte para mujeres entre las edades de 15 y 44, la violación y violencia doméstica consideradas con una incidencia superior al cáncer, accidentes de tránsito, la guerra y la malaria.

Como ejemplos de tales costos y consecuencias tenemos:

☢Lesiones inmediatas como fracturas y hemorragias así como enfermedades físicas de larga duración (por ejemplo, enfermedades gastrointestinales, desórdenes del sistema nerviosos central, dolor crónico)

☢enfermedades mentales como depresión, ansiedad, desórdenes de estrés post traumático, intento de suicidio

☢problemas sexuales y reproductivos como infecciones por transmisión sexual (incluyendo el VIH) y otras enfermedades crónicas; disfunciones sexuales; embarazos forzados o no deseados y abortos inseguros; riesgos  en la salud materna y la salud fetal (especialmente en casos de abuso durante el embarazo)

☢abuso de sustancias (incluyendo alcohol)

☢habilidades deficientes para el funcionamiento social, aislamiento social y marginación.

☢muerte de mujeres y de sus hijos (producto de negligencia, lesiones, riesgos asociados al embarazo, homicidio, suicidio y /o HIV y asociados al SIDA)

☢pérdida de días laborales, baja productividad y bajos ingresos

☢reducción o pérdida total  de oportunidades educativas, laborales, sociales o de participación política; y

☢desembolsos (a nivel individual, familiar y del presupuesto público) para sufragar servicios médicos, judiciales,  sociales y de protección.

fgdfgf.jpg

Como ejemplos de tales costos y consecuencias tenemos:

Lesiones inmediatas como fracturas y hemorragias así como enfermedades físicas de larga duración (por ejemplo, enfermedades gastrointestinales, desórdenes del sistema nerviosos central, dolor crónico);Enfermedades mentales como depresión, ansiedad, desórdenes de estrés post traumático, intento de suicidio; problemas sexuales y reproductivos como infecciones por transmisión sexual (incluyendo el VIH) y otras enfermedades crónicas; disfunciones sexuales; embarazos forzados o no deseados y abortos inseguros; riesgos  en la salud materna y la salud fetal (especialmente en casos de abuso durante el embarazo) abuso de sustancias (incluyendo alcohol);habilidades deficientes para el funcionamiento social, aislamiento social y marginación. Muerte de mujeres y de sus hijos (producto de negligencia, lesiones, riesgos asociados al embarazo, homicidio, suicidio y /o HIV y asociados al SIDA) pérdida de días laborales, baja productividad y bajos ingresos reducción o pérdida total  de oportunidades educativas, laborales, sociales o de participación política; y desembolsos (a nivel individual, familiar y del presupuesto público) para sufragar servicios médicos, judiciales,  sociales y de protección.


Se evitarían muertes ya que resalta el homicidio como uno de los problemas graves a los que se enfrenta la sociedad mexicana, si se mejora la vida de las víctimas se evita que ellos sigan ese patrón ya que las victimas suelen recrear la situación y hacerlo a otras personas de su alrededor.